Héctor Delgado esta vez, regresa a la música para cantarle a Dios -

Héctor Delgado esta vez, regresa a la música para cantarle a Dios

El exreguetonero que se convirtió al cristianismo en el 2008 lanza su primera producción desde que se convirtió al cristianismo

Pocas personas conocedoras del género urbano pondrían en duda sobre el espacio musical que Héctor Delgado ocuparía en la actualidad si hubiese continuando en la industria del reguetón.

El llamado Héctor “El Father” hubiese sido ese “papá” del reguetón del que tanto hacía alarde, al dominar la escena musical, la calle con su famoso combo de los 70 e implementar un estilo singular que no han podido emular. Basta con repasar sus éxitos musicales, que hoy día siguen sonando con vigencia o son replicados en estribillos por la nueva generación de exponentes urbanos.

Héctor, al igual que otros exponentes puertorriqueños, fue de los pioneros en difundir el reguetón en el mundo. Fue el primero, junto a Tito “El Bambino”, en realizar un primer concierto del género en Colombia. Además, el famoso dúo fue el primero en ganar un premio Billboard cuando el género apenas era escuchado a nivel comercial.

La respuesta de si Héctor estaría en la cima del género repartiendo la torta de miles de dólares que arrojaba al público nunca la sabremos, porque en el 2008 el cantante optó por seguir otro camino.

«La hora cero», el regreso de Héctor Delgado a la música
El exreguetonero, antes conocido como «El Father», presenta un disco luego de trece años de su conversión cristiana.

Héctor se despidió de “El Father” y del mundo del reguetón para convertirse al cristianismo. En un cambio diametral, abandonó las tarimas por los púlpitos. Sus escenarios en los últimos 13 años han sido las iglesias, los residenciales públicos, las cárceles, las comunidades desventajadas del país y de otros países. Su vida se ha concentrado en difundir la palabra del evangelio donde quiera que va, y asegura que no se arrepiente de su transformación espiritual.

“Para mí lo más grande era la fama, los premios…hasta que choqué con eso y me di cuenta que nada se compara con la grandeza de un Dios de milagros y transformador. He sido testigo de curaciones y enfermedades y nada se compara con eso. No lo cambio”, sostuvo el pastor de la iglesia Maranatha, localizada en Río Grande, que por espacio de cuatro años consecutivos realizó semanalmente una cruzada ministerial por los residenciales públicos del país.

Esa misión lo llevó de nuevo a conectar con las personas que le hacían coro cuando fomentaba la violencia, la explotación sexual de la mujer y la superioridad a través de algunas de sus letras musicales.

La conexión que ha experimentado es muy distinta, ya que le basta con tocar la vida de una sola persona para sentirse satisfecho y pleno. Atrás quedaron los vacíos emocionales y las depresiones que sentía en el pasado en medio de la fama, el dinero, la opulencia y la subcultura de la calle. Ha tenido ofertas de cientos de miles de dólares para regresar al reguetón, pero no ha claudicado en su decisión.

Un gran payaso

“Lo más que se estila a la vida que tenía es la vida de un payaso. No pudiera mencionar todas las personas que se me acercan con mucho dinero y mucha fama, pero dentro de ellos hay un vacío que no lo pueden llenar y se convierten en ese personaje llamado Héctor “El Father”. Cuando el telón abría, se veía un hombre feliz, con poder, que lo controlaba todo. Daba por hecho que el dinero y la fama me iban a hacer feliz. Cuando llegaba a mi casa, tenía la mansión como la quería tener, los últimos modelos de carro y una cantidad cuantiosa de dinero en el banco, y, detrás del telón, había un payaso que lloraba, que no tenía ganas de vivir”, reveló el cantante que en más de 15 ocasiones tuvo pensamientos suicidas.

Héctor se desvivía por mostrar ese “poder” que le daba el dinero y que hoy lamenta verlo en otros exponentes urbanos que se enfocan en los bienes materiales. “Tristemente, lo que veo en ellos es aquel Héctor ‘El Father’”, reconoció.

Desde su conversión hasta el presente, Héctor ha sido tildado por algunas personas de “falso profeta” al entregarse de la noche a la mañana al evangelio. Muchos dudaron que su transformación fuese real, ya que se dio meses después de haber estado involucrado en un tiroteo en una gasolinera en Aguada. Se le radicaron cargos criminales por el incidente, pero salió airoso al determinarse no causa en el tribunal de Aguadilla. En esa época, además, existían rumores de que su vida corría peligro y que su transformación se debió a eso.

“No los culpo. Quizás si se hubiese convertido otro artista con las mismas canciones y que se comportaba igual que yo, también hubiese pensado lo mismo (que es un falso profeta). Cuando una persona se convierte en medio de un problema, lo primero que uno piensa es que es una hipocresía, pero ahora que conozco a Dios puedo decir que Dios nos lleva al desierto para hablarle al corazón. Por eso es que la mayoría de nosotros buscamos a Dios cuando estamos en un problema. Nosotros tildamos eso de hipocresía, pero la realidad es que es la manera de Dios trabajar. En los momentos difíciles es que miramos para arriba”, admitió.

Héctor hasta entonces no se había atrevido a entrar a un estudio de grabación para volver a poner voz en un álbum. La cantidad de trabajo que posee como pastor y evangelista de un concilio de iglesias en y fuera de Puerto Rico, su Fundación Azriel y la misión de comedores en África, República Dominicana y Nicaragua, afirmó, lo mantienen sin tiempo para poder grabar música.

En medio de esa agenda, encontró un espacio para regresar y se atrevió a grabar su primer álbum de música sacra que sale hoy, viernes al mercado. Le tomó más de cinco años completar la producción.

Héctor aceptó que realizar la producción titulada “La hora cero” le provocó ansiedad y nervios por la responsabilidad que implica llevar un mensaje espiritual y de alabanza musical. Dijo que no lo había hecho antes, porque tampoco tenía la madurez necesaria y el conocimiento del evangelio.

“Tuve muchos nervios porque ahora la visita a un estudio conlleva una gran responsabilidad. Antes era vamos a pegar esta canción… qué es lo que están diciendo por ahí, qué a la gente le gusta, pues vamos a matar con eso. Qué es lo que gusta ‘Noche de travesuras’, pues vamos por ahí. Sin pensar que ese vamos a matar podía ser a un familiar mío y en una noche de travesura una de mis hijas podía terminar mal. Ahora tengo una responsabilidad de que esas letras impacten vidas. Que (las canciones) hagan en ellos lo que Dios hizo en mí”, confesó el cantante que es padres de tres; Héctor Joel, Johenielys y Jénesis.

El disco lleva el nombre de “La hora cero” porque cree “que el mundo, las noticias, los periódicos y la naturaleza nos están dejando saber que algo va a pasar”.

“Lo que va a pasar es lo que yo no sabía hace 13 años y es que Jesús va a venir a buscar sus iglesias, pero antes de que eso pase, dice la Biblia que van a haber unas señales y están cumplidas. Cuando vemos todo lo que está pasando en el mundo tenemos que entender que el libreto es la Biblia. Si algo hemos notado hoy, es el que mundo se está enfriando. Un mundo que no ama al prójimo y un mundo que se la hace tan fácil destruir la vida de otro ser humano”, explicó el artista, que ve la indiferencia de la humanidad como uno de los grandes males sociales.

Del álbum explicó que las letras las trabajó junto a compositores como Wise, Alex Cordero y otros feligreses que le compartieron canciones.

El primer corte promocional del disco fue “Corre que se hace tarde”, una reflexión que refleja el dolor de una madre ante la pérdida de un hijo, víctima de la violencia en las calles.

Tras el lanzamiento de ese primer sencillo, el álbum se presenta al mercado musical con énfasis en las canciones “Me han hablado” y “Todo por nada”, esta última un retrato de su testimonio en la fama antes de su conversión al cristianismo.

El álbum no cuenta con colaboraciones de otros exponentes y Héctor es sincero al enfatizar que se deja llevar por unos principios bíblicos que plasma en el álbum por los que todos los que trabajen en el mismo deben creer.

El intérprete es muy amigo de Tito, Daddy Yankee, Wisin y Ozuna, por lo que no descarta algún día estar con uno de ellos en el altar.

El lanzamiento del álbum es paralelo con dos nuevos videos, bajo la alianza entre Maranatha Ministries y Nain Music.

You may also like ...

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies